Por primera vez, una sola nanopartícula retorcida se ha medido y caracterizado con precisión en un laboratorio, llevando a los científicos un paso vital más cerca de un momento en que los medicamentos se producirán y combinarán a escala microscópica.