Los científicos e historiadores han reconstruido los genomas de los virus viejos que se usaron como cepas de vacunación durante y después de la Guerra Civil de los Estados Unidos, lo que finalmente condujo a la erradicación de la viruela.