Los científicos que buscan mejores pruebas de diagnóstico, medicamentos o vacunas contra un virus deben comenzar descifrando la estructura de ese virus. Y cuando el virus en cuestión es altamente patógeno, investigar, probar o desarrollar estos puede ser bastante peligroso.