Los investigadores encontraron que una máquina de lectura de códigos genéticos que es hiperactiva en el cáncer pediátrico del sarcoma de Ewing hace que las estructuras celulares llamadas nucleolos se rompan. Un equipo estudiará cómo aprovechar este hallazgo terapéuticamente.