El cannabidiol, o CBD, puede ayudar a reducir la tormenta de citoquinas y la inflamación pulmonar excesiva que está matando a muchos pacientes con COVID-19, dicen los investigadores.